abril 20, 2022 1:54 pm

Riesgo de “Estanflación” : Alemania, Italia, Grecia y España en el foco

La guerra en Ucrania ha desatado un nuevo shock negativo en toda la eurozona antes de que se completara la recuperación de la pandemia. Las perspectivas económicas de las economías de la zona del euro se han deteriorado, la inflación elevada y el crecimiento económico menguante corren el riesgo de estanflación. El impacto entre los estados miembros y los sectores variará ampliamente. En última instancia, la estanflación reduce la inversión empresarial y el crecimiento del empleo, mientras que los precios más altos destruyen la demanda, lo que reduce aún más el crecimiento. Esta dinámica corre el riesgo de desarrollarse en muchas economías de la eurozona. En este artículo, examinamos las perspectivas de determinadas economías de la eurozona.

Alemania

El choque energético acelerado en Alemania impulsó la tasa anual de inflación al 7,3% en marzo, su nivel más alto desde la reunificación alemana. La inflación de la energía aumentó al 39,5 % en marzo (febrero: 22,5 %), mientras que la cifra de inflación de marzo superó en más de 200 puntos básicos a la de febrero y superó la previsión de consenso del 6,7 %. Las encuestas de opinión prospectivas de abril sugieren que las empresas están luchando bajo el peso de los precios altísimos y la escasez de suministro. El PIB se contrajo un 0,3 % en el cuarto trimestre, ya que Omicron pesó sobre la demanda mientras que la escasez de chips ha limitado la producción de automóviles. El riesgo de una recesión técnica, y un escenario de estanflación, es evidente.

Alemania, la economía más grande de Europa, que depende de Rusia para obtener más de la mitad de su gas natural, busca cortar casi todo el crudo ruso para fin de año. Si Rusia decide cortar el suministro a los países europeos que impusieron sanciones por la guerra, las industrias que dependen del gas (por ejemplo, la automotriz) se verían obligadas a detener la producción, lo que aumentaría el riesgo de recesión. La perspectiva de un racionamiento de energía en la eurozona ya ha comenzado en Alemania y Austria, ya que los funcionarios se apresuran a evitar una posible interrupción de las entregas desde Rusia por disputas de pago.

Un grupo de economistas que asesoran al gobierno alemán advirtió sobre un “riesgo sustancial” de recesión si se cortan las importaciones de energía rusa, lo que podría impulsar la inflación hasta el 9%, informó el Financial Times. La Federación de Industrias Alemanas (BDI), el grupo de cabildeo empresarial alemán que representa a más de 100.000 empresas nacionales, advirtió que cortar el suministro de gas ruso a la UE “pondría en peligro la unidad y la capacidad de la UE para actuar tanto económica como políticamente”. El BDI continuó: “La falta de suministro de energía amenazaría con paradas de producción con consecuencias incalculables para las cadenas de suministro, el empleo y también la capacidad de nuestro país para actuar políticamente”.

El lobby instó a los legisladores a moverse rápidamente para forjar nuevas asociaciones energéticas y adquirir gas natural licuado de los EE. UU. A corto plazo, los mercados esperan más planes de apoyo del gobierno para amortiguar el impacto adverso de la guerra, pero es poco probable que sean suficientes para evitar la estanflación. Para lo que resta del año, las previsiones de crecimiento se han revisado a la baja. ING pronostica ahora un PIB anual alemán del 1,4%, lo que retrasaría el regreso de la economía a los niveles previos a la pandemia hasta finales de este año.

Italia

Las consecuencias de la guerra tendrán graves consecuencias para las perspectivas de crecimiento de Italia, ya que los mayores costes de endeudamiento pesan sobre las finanzas del sector público y privado y representan un riesgo de refinanciación para las empresas. La dependencia de Italia de la energía rusa corre el riesgo de crear nuevos cuellos de botella en sectores como los productos básicos agrícolas y en las rutas de la cadena de suministro en general. Estos problemas pueden crear simultáneamente un shock de oferta y un lastre de demanda en la economía.

El PIB italiano cayó en negativo en el primer trimestre, contrayéndose un 0,5% trimestralmente, en comparación con un crecimiento del 0,6% en los tres meses anteriores, según datos del gobierno. La disminución se atribuyó al resurgimiento de nuevos casos de covid a principios de año, al aumento de los precios de la energía debido a la guerra, lo que provocó que la inflación general anual del IPC subiera al 6,5 % en marzo, lo que representa el resultado más positivo desde 1990. Sin embargo, la inflación seguía por debajo del 2%. La inflación de la energía se disparó un 59% en comparación con un año antes, mientras que los precios de los alimentos aumentaron un 5,8% con respecto al año anterior.

En un hipotético escenario adverso del Banco de Italia, donde el suministro de gas procedente de Rusia se interrumpa y solo se compense parcialmente con otras fuentes, el PIB caería casi 0,5 puntos porcentuales en 2022 y 2023, mientras que la inflación promediaría algo menos del 8 %.  Es posible que se requiera un estímulo más sustancial del gobierno italiano o de la UE, pero la inflación debilitará el poder adquisitivo del nuevo estímulo. Dentro de la UE, un mayor estímulo monetario también puede ser políticamente difícil de justificar a la luz de la prohibición de financiación monetaria del Tratado de la UE. Las subidas de tipos de interés no pueden proteger a las empresas y los hogares del aumento de los costes de la energía, mientras que unos costes de endeudamiento más elevados aumentarán el riesgo de refinanciación empresarial.

Grecia

La perspectiva de crecimiento del PIB en la economía de Grecia en 2022 se ha rebajado al 3,8 %, desde el 4,8 % previsto antes de la guerra, según el nuevo escenario de referencia del Banco de Grecia. La revisión a la baja se compara con el 8,3% del año pasado. En este escenario, se espera que la inflación se acelere hasta el 5,2 % en 2022. En el escenario adverso del banco central, la economía griega crece un 2,8 % debido al aumento de la inflación que alcanza un máximo del 7 %. El banco central de Grecia espera que la inflación disminuya en 2023, siempre que las cadenas de suministro y los precios de la energía se normalicen.

El aumento implícito de la tasa de interés y el debilitamiento del crecimiento del PIB debilitarán la dinámica de la deuda pública y revertirán el progreso reciente en la reducción de la relación deuda/PIB de Grecia. El menor crecimiento, el aumento de la inflación y los mayores costes de endeudamiento representan riesgos de refinanciación para las empresas y existe la perspectiva de una nueva generación de préstamos dudosos (NPL) tras la retirada de las medidas de apoyo. En esta etapa, más NPL griegos en 2022 son un riesgo creciente. Mucho depende de la duración y la gravedad de la guerra, la duración de las presiones sobre el suministro de energía y alimentos, la trayectoria de la pandemia, la confianza del mercado financiero y la fragilidad de las cadenas de suministro mundiales. Los sectores sensibles incluyen la fabricación, el comercio minorista, la hostelería y el turismo.

El stock de NPL disminuyó en 2021 a través de ventas de préstamos por valor de 27.500 millones de euros en el marco del Esquema Helénico de Protección de Activos. Los NPL se situaron en 18.400 millones de euros a finales de diciembre de 2021, 28.800 millones de euros menos que a finales de diciembre de 2020. Esto ha llevado a mejorar la calidad de los activos bancarios, reducir los costes de riesgo y ampliar los márgenes de beneficio. Sin embargo, los NPL griegos como porcentaje de los préstamos totales (12,8 %) se mantienen muy por encima del promedio de la UE del 2,1 %, según el Banco de Grecia, con alrededor del 39 % de los NPL sujetos a medidas de forbereance. Por el contrario, una gran parte de los préstamos refinanciados volvió a caer en mora en el primer trimestre. El stock de NPL sigue siendo una carga para la economía real, dijo el Banco de Grecia.

España

La guerra ha trastornado la recuperación económica de España de la pandemia, provocando un severo impacto económico que ha disminuido las perspectivas de crecimiento español. El banco central de España ha más que duplicado las previsiones de inflación anual para 2022, mientras que los proyectos de crecimiento del PIB se han reducido. Se prevé que los precios al consumidor aumenten un 7,5% en 2022, según el Banco de España, 3,8 puntos porcentuales más que su pronóstico de diciembre, medido por el Índice Armonizado de Precios de Consumo (IPCA). Se prevé que el PIB español aumente un 4,5 % en 2022 y un 2,9 % en 2023, 0,9 y 1,0 puntos porcentuales menos, respectivamente.

La tasa anual de inflación subió al 9,8% en marzo, más de dos puntos porcentuales por encima de la de febrero, y el registro más alto desde 1985, según el Instituto Nacional de Estadística (INE). Los precios relacionados con la vivienda aumentaron un 33,1% durante el año hasta marzo, liderados por los costos de calefacción y combustible, mientras que los precios de los alimentos subieron hasta un 6,8%.

El banco central de España advirtió que la inflación elevada puede persistir, las sanciones a Rusia pueden deteriorar aún más los volúmenes de comercio exterior, los cuellos de botella en el suministro empeoran las perspectivas de crecimiento mundial, mientras que la incertidumbre pesa sobre las decisiones de consumo e inversión de los hogares y las empresas. Además, las empresas actualmente no están trasladando el aumento de los costes al precio de los productos y servicios; en cambio, los márgenes de beneficio de las empresas se están reduciendo. Sin embargo, esta etapa podría ser la siguiente, ya que los empresarios y trabajadores buscan neutralizar el impacto del choque energético en los ingresos reales, desencadenando efectos de segunda ronda en los precios y salarios. Los riesgos adicionales para las perspectivas económicas incluyen la intensidad de los efectos indirectos y de segunda ronda sobre la inflación, el desarrollo de las condiciones financieras en el contexto del endurecimiento de la política monetaria del BCE, la implementación de fondos de la UE a los estados miembros y el curso de la pandemia.

En la segunda mitad de 2022, los precios del mercado de futuros implican que los precios de la energía disminuirán, lo que permitirá que la inflación retroceda, lo que da cierta esperanza de que los efectos destructivos de la inflación puedan ser temporales hasta cierto punto. Sin embargo, es demasiado pronto para ser definitivo de cualquier manera. Según el Banco de España, el retorno de la economía española a los niveles de PIB anteriores a la pandemia se retrasa al 3T de 2023.

Entrada escrita por James Wallace

James Wallace is an editor, journalist, researcher and corporate writer on economics, geopolitics, finance, real estate, private equity, aviation, infrastructure and technology. He co-founded CoStar News in the UK in April 2011, and now works for multiple media organisations and corporations across writing, research, marketing/PR and consulting. He is an aspiring psychologist.

Website:
http://james-wallace.uk/

Etiquetas: , , , , , , ,

(Derechos de las imágenes: https://www.istockphoto.com/de/portfolio/William_Potter)

Deja una respuesta

Atrás

Debitos Newsletter

Suscríbase ahora a los Newsletter de Debitos para mantenerse informado sobre todas las próximas actualizaciones.

Suscríbase ahora